Poema Adiciones al Libro de las…y otros poemas de Juan Cú

Rita Jaime 1
Juan Cú en El Palacio de las Bellas Artes1

¡Gracias por la excelente foto!
Marcos T. Cedeño. Fotógrafo Prof. del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) Tel:5533493839

Yolanda Yvonne Montes Farrington,”Tongolele” (Washington 1932) “y Juan Cú en el Edificio de la Lotería Nacional México ciudad MX

Yolanda Yvonne Montes Farrington,”Tongolele”

Tiene los ojos ardiendo
en sulfato de cobre; 
su piel es tersa y tibia
como el agua de un lago
que el tiempo
su paisaje detiene;
su mirada es la de un gato
mostrándose a su presa…
Su voz, un maúllo hondo
ante la noche que se expande. J. Cú

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú Soneto Escaramuza 1
Resultado de imagen para marlon l. fick

El crítico y traductor internacional estadounidense Marlon L. Fick , dice sobre este soneto:

Love the poem. Tight, formal…” 7 de agosto de 2012    

Traducción: “Amo el poema. Apretado, formal …”

  • Graciela Salas Vega
  •  Graciela Salas Vega, escritora (México). Silla estética.
  • Museo Moderno de Europa.
Graciela salas Vega y Juan Cú 1.JPG
  •  Graciela Salas Vega y  Juan Cú
  • ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
si7
Resultado de imagen para juan cu gongora

La Décima musa. Sor Juana Inés de la Crúz, escritora (1651-1695)
Modelo: Claudia Reyes Landeros.
Óleo sobre madera 10X5 cms. Col. Privada.

Autor: Juan Cú

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. Marielucier

Luz María López.jpgLuz María López. Escritora. Puerto Rico. (En Agra, India)

Luz María López. Escritora. Puerto Rico. (En Agra, India)

Juan Cú. Trad. Marielucier.jpg

    Marilucier. Trad. al Catalán

              por Josep Lleixà F.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

  • Juan Cú. Arte Poética
bazua_norma
  •    Norma Bazúa, escritora. México

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

  • Juan Cú. A una Rosa
Juan Cú. Trad. A una Rosa.jpg

Marilucier. Trad. al Catalán

Josep Lleixà F.

María Antonieta Ponzanelli Furlong. Retrato por Juan Cú

Retrato de María Antonieta Ponzanelli Furlong. 3X4 cms. óleo sobre metal. Autor Juan Cú. Col Privada.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

  • Juan Cú. Góngora y Quevedo.
Resultado de imagen para juan cu gongora

Luis de Góngora y Argote(España 1561-1627) Óleo sobre
lámina 10X5 cms. Autor Juan Cú. Col. Privada.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. El Minotauro
Resultado de imagen para El minotauro

Josep Lleixà y Mónica Socias, lectura de poemas de Juan Cú desdeTorredembarra Cataluña, España, en la estación de Radio la Torre Wave 107.0 F.M., ( ver grabación reciente número: 170110 BRESSOL DE LLETRAFERITS

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. A unos Ojos
Claudia Reyes Landeros

Claudia Reyes Landeros (Escritora México)

Claudia Reyes Landeros (Escritora México)

Antonieta Ponzanelli y Juan Cú. Círculo Literario.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú 2

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. Minerva
Resultado de imagen para orfeoy eurídice

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Gabriella Novelli‎ en Juan Cú
3 de abril de 2013 · 
Querido Juan, me alegro de tenerte. 
He publicado una pieza de poesía Carducci pperchè en 
Pascua fui a Verona, donde fue mabientata ciudad muy 
hermosa la tragedia “Romeo y Julieta”.
¿Cómo estás? 
Cuando ves a Giulia salutamela,Gabriella.

Gabriela Noveli.jpg

Foto de Gabriella Novelli. ‘l castello di Verona 2013

Gabriella Novelli‎ en Juan Cú
8 de abril de 2013 ·

Soy una criatura
Como esta piedra
de S. Michele
tan frío
tan difícil
bien drenado
así refractaria
tan totalmente
descorazonado
Como esta piedra
es mi grito
que no se ve
muerte
que refleja vida.

Gabriella Novelli

MAUSOLEO

Juan Cú

Eres mármol
de roca süave, 
que desgasta la mano,
constante acaricio
hasta encontrar tu efigie,
un rostro mediterráneo.

Tu espíritu
de marfil lineado,
marmórea hermana
a mi cincel grabado.

Allí,
Mausoleo somos
de epígrafe labrada.

Juan Cu

LA GABRIELLA NOVELLI

Juan Cú  Spagna questo calice da me. Per Gabriella Novelli. La grazia della mano per tenere un bicchiere, afferrare la dita féminos cristallo, un debole liquido sulle labbra, ha lasciato il vecchio legno (le battaglie di Lepanto, il suggerimento di Cervantes, Don Chisciotte verso febbricitante) tl bacio ha il sapore di Boemia notte a Madrid.

TRAD. Juan Cú España aparta de mí esta copa. Para Gabriella Novelli. La gracia de la mano al levantar la copa, los féminos dedos al asir el cristal, un líquido tenue sobre sus labios, el dejo a madera antigua,( las batallas de Lepanto, la insinuación de Cervantes, el verso febril del Quijote) el beso que sabe a noche bohemia en Madrid.

Juan Cú y Gabriella Novelli

Gabriella Novelli  : Questo calice è levato anche per te Juan, perchè tu possa trovare, in un solo calice, la serenità, il piacere, l’amore per la vita. TRADUCCIÓN: Esta Copa también se ha levantado para ti Juan, para que puedas encontrar, en una sola copa, la serenidad, el placer, el amor por la vida

La tragedia de Juan y la Gabriella
Foto de Gabriella Novelli. ‘l castello di Verona 2013

Su rostro de alabastro, frío como sortilegio de  Luna; ávida la mirada, quieta, como un tiempo interminable: la irresistible seducción de la materia.

LA REINA DE LA NOCHE
La Gabriela es un concepto: la serenidad del gato
y la golondrina libertad del ave. Juan Cu

La tragedia de Juan y la Gabriella
Gabriella Novelli en Italia. Celebración de Lucca Comic 2013. Congreso de caricaturistas europeos.
Gabriella Novelli. ‘l castello di Verona 2013

Juan Cú 4
Juan Cú. Gabriela Novelli.jpg
15055812_1143244315760471_1490335934416186861_n
14947796_1143244319093804_8713141652162309386_n

Gabriela Novelli

15027922_1143244359093800_7421837950160622760_n
15078934_1145016508916585_3036404332885698227_n

Gabriela Novelli

18222616_1311217802296454_6659457595744536516_n
18300977_1311217832296451_2720307944128036425_n

Gabriela Novelli, dibujo de Juan Cú

23472364_1484923364925896_6397518070285798516_n

Gabriela Novelli, Actriz Italiana.

15241330_1163197717098464_9155270896526179139_n
14991871_1143332375751665_625727853548166675_n
32020_1469681262572_562983_n

Gabriella Novelli, Actríz (Trieste, Italia)

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. Retrato a Alma Rosa brisa Tapia.jpg
Alma Rosa Tapia.jpg

Brisa Tapia:  Ufff! que afortunada me haces sentir, es un privilegio enorme, ¿cómo sabes de mí? es increíble. Un abrazo y gracias infinitas por uno de los más bellos detalles inmerecidos.

Alma Rosa Tapía:  ¿Cómo harás Juan Cú para que tus palabras sólo acaricien y se vuelvan alimento para el espíritu? está bello. Gracias. Un abrazo.

Repuesta:

Al solar de la noche, a los cantos
maitines, a la hora de tu rezo: 
un hálito murmuro a tu piel, beso
desde la seda tibia de tus mantos/ muslos.  J. Cú

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú 1

2016-02-21_155848.jpg

Silvia Zambrano. México

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú Soneto Paisaje
Juan Cú y Giulia Polonsky

Giulia Polonsky y Juan Cú

Giulia en Trieste y Juan Cú

Giulia Polonsky en Trieste, Italia.

Giulia Polonsky y Juan Cú
Giulia Polonsky y Juan Cú 4

Giulia Polonsky y Juan Cú

giulia Polonsky 2
Giulia Polonsky 3

Giulia Polonsky 

juan cú poema

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. El Ese.jpg
Radha Givinda Lila.jpg

Rhada Govinda Lila . Escritora. México

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

si4

“Todo el silencio calla ante la descripción tan fina que haces de mi persona, agradezco que las brasas falanges de tus manos se hayan conjugado con los oníricos valles de mis ojos, mil gracias poeta. Te mando un gran abrazo lleno de poesía!!!!!”  Marytere Caracas Estrada .

marytere caracas 3

Marytere Caracas. Escritora . México. Foto: Luis Edgar Manríquez………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. Ojos Fastos.
Sheilla F.

Sheilla Fernanda Zulatto

Sheilla Zulato 1.JPG
Sheila Zulato.JPG
89341068_10219535073200802_3185928060666904576_o
91248314_10219755040499847_4850271644993716224_o
106117674_10220653912411083_812024300877727589_o
27752033_10213762746936253_8300161199299612201_n

Juan Cú y Sheilla F..jpg

Sheilla Fernanda Zulatto

Equipo de Voleibol femenil en  el país de Brasil. Saludos desde México.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. In Memoriam
Leopoldo Ayala

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Gabriela Botti Agente Literario Dice: Se lo cuento ahora
mismo a Rodolfo Hinostroza!!!  Saludos desde Madrid, Juan Cú!!!

Juan Cú. In Memoriam Rodolfo Hinostroza
1005200_421689517949301_108999251_n


Gabriela Botti Agente Literario     de pié y Rodolfo Hinostroza en Madrid, España.

995760_421072054677714_2055430170_n


Gabriela Botti Agente Literario     de pié y Rodolfo Hinostroza en Madrid, España.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. Susana Rodríguez Ríos. Escultora. La Noche

Susana Rodríguez Ríos.jpg

Susana Rodriguez Ríos. Escultora en bronce. México

Susana Rodríguez Ríos Escultora.jpg

Susana Rodriguez Ríos. Escultora en bronce. México  

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Juan Cú. Santa Rita 1

Rita J. Escritora. México

Juan Cú. santa Rita 2
Rita Jaime 2
Rita Jaime

Rita J. Escritora. México

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Cristina de la Concha Ortiz

Verso a la cristina de la Concha
Cristina de la Concha Ortiz

Cristina de la Concha Ortiz

Verso a la cristina de la Concha Ortiz 1

====================================================

Juan Cú. Retrato 1.jpg

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

ADICIONES AL LIBRO DE LAS PUTAS (censurado). Poema de Juan Cú. Traducción al inglés por Marlon L.Fick. University New Mexico. Press (EEUU) 2005

UNIVERSITY OF NEW MEXICO PRESS . THE RIVER IS WIDE/EL RIO ES ANCHO: TWENTY MEXICAN POETS, A BILINGUAL ANTHOLOGY .

LCCN Permalink: A Service of the Library of Congress More information: LCCN Permalink FAQ

About | Site Map | Contact | Accessibility |Legal | External Link Disclaimer | USA.gov

PUBLISHER DESCRIPTION FOR THE RIVER IS WIDE : TWENTY MEXICAN POETS : A BILINGUAL ANTHOLOGY = EL RIO ES ANCHO / TRANSLATED BY MARLON L. FICK.

Related namesFick, Marlon L., 1960-  » More like this
Descriptionxxi, 445 p. ; 24 cm.
ISBN0826334377
0826334385
Published/CreatedAlbuquerque : University of New Mexico Press, 2005.
SubjectsMexican poetry–20th century–Translations into English.  » More like this Mexican poetry–20th century.  » More like this

Juan Cú Adiciones al libro de las putas 000 Additions to the Book of Whores 000

Bibliographic record and links to related information available from the Library of Congress catalog Information from electronic data provided by the publisher. May be incomplete or contain other coding.

UNM Press
El río es Ancho

Por lo de la antología bilingüe “The River is Wide” Twenty Mexican Poets. “El Río es Ancho”, (2005) traductor Marlon L. Fick  nacido en la ciudad de Kansas, Las adiciones al Libro de Las Putas fueron publicados por la University of New Mexico, E.U.A., — especializada en la impresión de libros académicos de literatura, arqueología, estudios americanos, etc. — (paperback 472 pag.  6×9 inch.) fueron impresos otros fragmentos de “Las Adiciones al libro de las putas” con título y nombre “por primera vez sin censura institucional y sin erratas editoriales”.

DAR CLICK SOBRE LAS LETRAS PARA VER LA ANTOLOGÍA THE RIVER IS WIDE, EL RÍO ES ANCHO. VEINTE POETAS MEXICANOS

Juan Cú Adiciones al libro de las putas traslation
Juan Cú Adiciones al libro de las putas traslation 1
timthumb.php

Cecilia Enjuto Rangel. Ph.D. en Literatura Comparada por la Universidad de Yale

Reseña crítica de Cecilia Enjuto Rangel para la Antología The River is Wide ( El Río es Ancho) de Marlon L. Fick.Cecilia Enjuto Rangel Profesora Asociada de Español del Departamento de Lenguas Romances.Cecilia Enjuto Rangel recibió su B.A. en la Universidad de Puerto Rico y su Ph.D. en Literatura Comparada en la Universidad de Yale , y es profesor asociado de español en el Departamento de Lenguas Romances de la Universidad de Oregon .

LINK PARA DESCARGAR LA CRÍTICA DE LA ANTOLOGÍA THE RIVER IS WIDE POR RANGEL ENJUTO

ADICIONES AL LIBRO DE LAS PUTAS
        de Juan Cú (Fragmentos)

Lamemos profundas entrañas
buscando ese extraño
sabor del espíritu.

INTRODUCCIÓN

Como aquélla noche de libertino el falo,
negóse a escurrirse a la coladera bronce
en hotel de primera, de segunda…

¿cómo saber sí la prostituta quedó
por nos preñada anoche? 
Acaso el semen desperdicio
cambió tu historia descendencia…

Bastardo: 
tu rostro,un corte sagital de la memoria,
sajo que escinde el pasado,
la remembra úmblica
hacia un siempre volver las tradiciones.

PRIMERA Tradición

Hernán Cortés la colonia su apellido,
la conquista su nombre sgnificado.
Nacido de fembra, 
niega de extremadura el útero que lo pare,
la otra virgen de España donde ha brotado.
Venido de lejos, 
allá en el orinero occidente que se acumula,
la hidropësia romana y los riñones de cristus,
la fosa de los siglos, judíos y moros inundaron.
Ahí navega la barca que te trujo.

Hernán Cortés, el desagüe, canal por donde vienes
inventa azur y el mar – espuma del arrecife.

Has pisado tierra y en tu mano va la espada de Santiago,
y en la otra la ternura de los Salmos.

Célibe represor, 
Cortés, de inquisidora ley,
al cadalso nos condenas,
cobarde, ni al paralelo rey del quinto Carlos de europa,
dudaste, emperador de las indias, no pudiste.
Fracaso, jamás quijote ínsula conquista.

Hernán Cortés tu rostro suda la orina de Malinzin, 
Tláloc de Painala, imagen a cuclillas 
en la testuz que te corona.

Utópico virrey americano 
vestido de yelmo carolingio y lóriga de obsidiana.

Reposas el blando glúteo 
en la guesa de Cuhautlicue desmembrada,
así la américa sufre la frontera y su distancia.

Y la Cuautli, piedra de cimientos, 
soporta catedrales y el culo de los ángeles,
teólogos comerciantes del idioma.

Escupimos una lengua en corrupción,
una lengua que se agusana lento,
lento hasta el paladar;
pino féretro, arrojárle más carroña,
pide la gleba para levantar
el fuego de Babel,
y evitar el petrificio de la quinta centuria.

SEGUNDA TRADICIÓN

EL OLVIDO

¿Cómo osas soberbio áspid
besar mis labios al morderlos?

Seducir,
porque seducir es para ellas
el constante recordar
la himeníaca pérdida del juício.

Engañada sos 
del presuntuoso ser
que ostenta el privilegio del embuste;
comprended al áspid 
que arrodillada al ciprés
palabró con la amada:

– Engañada sos, engañada siempre.
– Agonizas Don Juan.
– Morir no sé, 
el que ama se pudre.
Ningún mortal verá vil muerte
pensando en dios después del coito.

¿Acaso el semen desperdicio
cambió tu historia descendencia?

Nos hacemos viejos
como los recuerdos,
un pasado para el tiempo.
Pasado: palabra vulgar,
desgastada, erosionada
por el tiempo.

Vivimos un poco, sí,
un poco su presente;
allí somos tragedia,
un poco, pero tragedia.

El tiempo lo llevamos dentro,
detrás del omblígo,
escuchamos su orígen:

Primer Canto

Gozad amigo
el ordinario placenterio de los sentidos,
el auro fornicio de la carnatura,
entonces,
orígino hedor:

¿Quién eres?
– Yo, tu amante, bastardo,
no preguntes a que vengo,
no naciste para preguntar.

Contémplame esplendorosa,
esta vez no habrá ventaja para nadie.

La Ideología

El Arriero

Se escupe a orillas del camino
para humedecer el desierto,
hacer un mar el desierto,
esa es la bendición:
hacer averno el paraíso y viceversa.

Jale, jale siglo veinte,
te espera el cadalso.

Árre estúpida,
el circo ha vuelto
y hoy como siempre
matan a Maximiliano.

La historia,
un libro de moral,
cada siglo se repite,
se aprende la lección:
todo es cíclico,
aunque la puta dialéctica
empuja al abismo,
como flecha al Sol,
como quién señala al condenado
pero nunca punza,
pero nunca cae,
es la otra vida,
la otrora muerte,
la moral del siervo,
del esclavo, del ciego;
maneras de gobernar,
confundir al enemigo,
San Pablo, vade-retro.

¿Quién parió el mal?
– ¿Quién lo hizo necesario?

Devolverlo al vientre,
encerrarlo en útero…cortar el falo.

Adiciones al Libro de las putas

El Manual.
(fragmentos)

…con la verdad reza la puta.
Los dichos de la gente y los hechos de la puta.
Puta dadivosa, amiga encontrarás.
Puta que el dinero avergüenza, busca amor.
Fíate de la puta si enemorada, no quiere enamorarte.
Puta sin amor, en todas partes la quieren.
Puta burguesa, habla mal de la aristocracia
Confía en la puta, sólo si a tu hijo trata bién.
Puta que paga, cobra bién a los ladrones.
La puta engaña de día, de noche es fiel.
La uta está en los brazos de quien la pueda sostener.
La puta anda donde quiere, aunque no pueda.
Magdalena arrojó una piedra al populacho.
La puta no ve putería, sino bisutería.
Puta que se pone bragas, ya no le apreta el calzón.
Disputa entre dos putas, un puto la discordia.
En los excesos de la puta está la sabiduría.
Aputa ruin, rogar es inútil.
Puta odiosa de día, de luna diosa.
Puta mala hace fama, buena desconocida.
Puta con ropa usada enloquece al macho.
Puta que heredó, volverá en venganza.
Puta contemplativa, artista de Venus.
¿De dónde saliste puta? Del pueblo de mi padre.
Putero que no andan los viejos, malamuerte.
Dinero de puta bajo el colchón.
A puta que lo que dice hace, espósala.
De puta a puta, quien más se pervierte, gana.
Puta da y macho llora.

La puta es astilla de la Cruz y no de la costilla de Adán.
Puta, el macho no cree en dios, perdónalos a los dos.
Con poco dinero la puta derroca un gobierno.
Puta sin anillo, los dedos le estorban.
Puta, si no sabes quién te embarazó, piensa en el azur de dios…
Puta adivina, virgen toda su vida.
Puta, tus malas obras son igual que tus vienes.
Puta de ojos bellos, ojalá tuyos sean.
Incáos puta que ha venido tu madre.
Puta de mundo, trotarás la misma calle.
La puta piensa en el amor, el otro en copular.
Una puta no es el paraíso, dos, el infierno.
La puta engaña una vez, dos al pendejo.
Puta que visita el cementerio piensa en tu epitafio.
De la puta que estamos hartos, otro la desea.
Puta que va a morir, en sus ojos va el amor.
La ternura de la puta es más suave que sus piernas.
Puta que no habla, una faca lleva en su cadera.
Puta que mucho piensa, cogida espera.
Puta solariega, donde vaya, aquí se queda.
Puta andariega, donde va, es que llega.
Puta que empolva su cara, polvo del polvo…
Cría puta y poblarás el Amazonas.
Puta soberbia, no habrá quien le pague.
Puta que va muchas veces a la cama, se olvida de soñar.
Puta mansa, igual dice no sin decirlo.
Bién sabe la puta la espina de la rosa.
Bién sabe la puta dónde posa la nalgas.
Puta cara desprecia testamento.
Puta esforzada, la suerte es su amante.
Puta flaca, no come, traga.
Puta gorda, el placer la engorda.
Puta fea, un arte esconde.
Puta hermosa, por dentro mariposa.

Puta sabia, el amor encontró.
Puta que invita, al rato te quita.
Puta contra natura, misógina.
Puta que llora en la cama, quiere un hijo.
Puta que traga mucho, poco amor espera. 
Puta pobre, gitana.
A mala amante, o lesbos o puta arrogante.
Puta artesana, Don Juan engañoso.
Puta, ¿dos cogidas al día?, te exigirán tres.
Puta que bien cocina, no usa cuchillo.
Antes de casarte medita:
Puta o virgen, la dos quieren de blanco velarte.
Puta ligera, jamás prometas.
Puta púber y gato viejo, jamás ratón cazan.
Puta de pueblo se acuesta en la ciudad.
Puta pobre le brilla la soberbia.
Puta con vino, trampa de imbéciles.
A buena puta, justo dinero.
Putas pocas, menú extenso.
Buen mozo + paciencia = a la más puta o más cara.
Puta y monje, el averno su paraíso.
Puta de muchos, enamora cordero.
Puta de mañas, llave lleva a los sepulcros.
Puta vieja, mozo bergantín.
Mujer honesta, con putas no peca, la embarazan.
A poco amor de puta, puta primero.
Puta difícil, moza amable y viceversa.
A la puta por el sentimiento, a la moza con dinero (no a la inversa).
Mujer que alardea de puta, está triste.
Puta, regalo barato, o se quiebra o permanece.

Puta pobre, liguero de castidad.
Mujer y puta.
Mujer de macho: puta en tálamo y monja.
Puta peleonera, macho sobrio.
Suegro cabrón, hijo imbécil, mujer dómine.
A la buena puta, una palabra.
Al buen mozo una mirada.
Puta que calla, ama de casa.
Puta atea, cree en Dios.
Puta en confesorio, seguro magdalena.
Puta en confesorio, no gime.
Donde la puta, el vicio, averno y paraíso.
Puta insegura, padrote.
A puta vieja, el arte es verbo.
El destino de la puta guía el amor.
Consuelo de puta: amor no paga.
A traición de puta, búsqueda de virgen.
Antes libre que puta ama de casa.
Achaque de puta, nostalgia de himen.
Tarda la puta, búsquenla en el confesionario.
Puta que canta, dispuesta a todo.
Puta y amiga, perfecto, la prima.
Puta libre, busca hombre.
Puta culta, seguro perversa.
Puta audaz, seguro viuda.
Puta callada busca macho parlero.
Puta mal amante, seguro mentirosa.
Puta mal amante, coge bien con el otro.
Puta que nunca gime con Quixote, grita con Sancho.
Puta que miente su pasado, todo chisme es cierto.
Puta que no confía, sus secretos son de otro.
Puta que no habla de sus amantes, se vació toda en ellos.
Puta confidente de otros, usado eres.
Puta que habla mal de ti, envidia tu falo.
Puta que menosprecia, a otro pendejo más aprecia.

Puta de mozos, confidente de ancianos.
Puta consentida de ancianos, lame sabia verga.
Seduce ancianos y atrapa niños.
Si preguntan:¿eres buena amante? Sólo si me pagan.
Escribe versos carnales, ninfómana.
¡Que te quiero!, ¡que te amo!, todo su vocabulario miente.
Quien siempre te vigila, pregunta por ti.
Quien siempre pregunta por ti, pule tu cornamenta…

Juan Cú

Share this:

https://widgets.wp.com/likes/index.html?ver=20200826#blog_id=50914258&post_id=1278&origin=juancu2.wordpress.com&obj_id=50914258-1278-5f75a7a779591Esta entrada fue publicada en Alma Rosa Brisa Tapia (Author)Claudia Reyes Landeros (Author)CríticaCulturacultura literaria mexicanaGabriella Novelli (Actriz)Graciela Salas Vega (Author)Juan Cú authorLuz María López (Author)Marilucier (poema)Marytere Caracas Estrada (Author)Norma Basúa (Author)poesiapoesia mexicanapoetas mexicanosRhada Govinda Lila (Author)Susana Rodríguez Ríos (Escultora) y etiquetada critica universalEl último InfraEventosFestivaleshidtoria de la poesíahistoria de las vanguardiasJuan CuJuan Cu Authorla poesía vanguardista en MéxicoLa tradición poética en Méxicolecturas públicaslibro de poemaspoemas de Juan Cú. Guarda el enlace permanente.

Navegador de artículos

← APUNTES SOBRE LA VANGUARDIA EN MÉXICO. Por Juan CúJOSÉ GOROSTIZA, COMENTADO Por Juan Cú →

Responder

Estadísticas del blog

  • 26.107 visitas

Buscar 

Blogs anteriores

Comentarios recientes

Paul Martin en LOS VERDADEROS POETAS. Por Jua…
Tin en Salvador Díaz Mirón, Poema A G…
juancu777 enHERENCIAS LITERARIAS COMPARTID…
google en Juan Cú. El Cuervo(1845) de Al…
먹튀검증업체 en CECILIA ENJUTO RANGEL: Review…
cbd hemp oil hemp he…en CECILIA ENJUTO RANGEL: Review…
amway quixtar blog enCECILIA ENJUTO RANGEL: Review…
kate en HERENCIAS LITERARIAS COMPARTID…
juancu777 en Miércoles Itinerante de Poesía…
juancu77 en Salvador Díaz Mirón, Poema A G…
juancu77 en Juan Cú Cantante y compositor…
MARIO RMZA enMiércoles Itinerante de Poesía…
juancu777 en CECILIA ENJUTO RANGEL: Review…
ttps://leducwater.vn… enCECILIA ENJUTO RANGEL: Review…
Tin en Salvador Díaz Mirón, Poema A G…

Archivos

Archivos  Elegir mes   agosto 2020  (3)   julio 2020  (1)   abril 2020  (1)   marzo 2020  (4)   enero 2020  (2)   diciembre 2019  (1)   octubre 2019  (1)   julio 2019  (1)   junio 2019  (2)   abril 2019  (1)   marzo 2019  (5)   febrero 2019  (1)   enero 2019  (2)   octubre 2018  (2)   septiembre 2018  (1)   julio 2018  (1)   junio 2018  (5)   mayo 2018  (10)   abril 2018  (4)   marzo 2018  (5)   enero 2018  (5)   diciembre 2017  (2)   noviembre 2017  (9)   septiembre 2017  (3)   agosto 2017  (2)   julio 2017  (3)   junio 2017  (1)   diciembre 2016  (1)   noviembre 2016  (4)   octubre 2016  (3)   septiembre 2016  (2)   agosto 2016  (1)   febrero 2016  (2)   enero 2016  (2)   diciembre 2015  (2)   octubre 2015  (3)   agosto 2015  (1)   julio 2015  (2)   junio 2015  (1)   mayo 2015  (1)   abril 2015  (5)   marzo 2015  (1)   febrero 2015  (2)   diciembre 2014  (2)   agosto 2014  (1)   junio 2014  (1)   mayo 2014  (1)   diciembre 2013  (2)   noviembre 2013  (2)   octubre 2013  (2)   septiembre 2013  (2)   agosto 2013  (2)   julio 2013  (2)   junio 2013  (5) 

Categorías

Meta

Blog de WordPress.com.

Abrir la barra de herramientas

:)

Poemas censurados de Charles Baudelaire. Por Juan Cú. Las Flores de Mal.

Juan Cú en El Palacio de las Bellas Artes1

¡Gracias por la excelente foto!
Marcos T. Cedeño. Fotógrafo Prof. del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) Tel:5533493839

chale-bauelaire-retrato-por-juan-cc3ba

Charles Baudelaire.Retrato por Juan Cú. Técnica digital

 

6 poemas censurados del libro Las Flores del Mal.

En el principio, el juicio legal  del libro ” Las Flores del Mal” de 1857, obtuvo como resultado la prohibición de  6  poemas: La joya, El Leteo, A la que es demasiado alegre, Mujeres condenadas, Lesbos y la Metamorfosis del vampiro y una multa de 300 francos en su primera edición.

 

 

 

Lesbos

Madre de los juegos latinos y de las voluptuosidades griegas,
Lesbos, en la que los besos, lánguidos o gozosos,
Cálidos como soles, frescos como sandías,
Constituyen el ornato de noches y días gloriosos;
Madre de los juegos latinos y de las voluptuosidades griegas,

Lesbos, donde los besos son como cascadas
Que se vuelcan sin temor en los abismos insondables,
Y corren, sollozantes y cacareantes, a borbotones,
Tempestuosos y secretos, hormigueantes y profundos;
¡Lesbos, donde los besos son como las cascadas!

Lesbos, donde las Frinés una a la otra se atraen,
Donde jamás un suspiro queda sin eco,
Al igual de Pafos las estrellas te admiran,
¡Y Venus tiene justo derecho para celar a Safo!
Lesbos, donde las Frinés una a la otra se atraen,

¡Lesbos, tierra de noches cálidas y lánguidas,
Que reflejan en sus espejos, estéril voluptuosidad!
Donde las muchachas de mirar profundo en sus cuerpos amorosos,
Acarician los frutos maduros de su nubilidad;
Lesbos, tierra de noches cálidas y lánguidas,

Deja del viejo Platón fruncirse el ceño austero;
Tú logras tu perdón con el exceso de los besos,
Reina del dulce imperio, amable y noble tierra,
Y de los refinamientos siempre inagotables.
Deja del viejo Platón fruncirse el ceño austero.

¡Tú logras tu perdón del eterno martirio,
Infligido sin cesar a los corazones ambiciosos,
Que aleja de nosotros la radiante sonrisa
Entrevista vagamente al borde de otros cielos!
¡Tú logras tu perdón del eterno martirio!

¿Quién entre los Dioses osará, Lesbos, ser tu juez
Y condenar tu frente palidecida en las empresas,
Si sus balanzas de oro no han pesado el diluvio
De lágrimas que al mar han vertido tus arroyos?
¿Quién entre los dioses osará, Lesbos, ser tu juez?

¿Qué quieren de nosotros las leyes de lo justo y de lo injusto?
¡Vírgenes de corazón sublime, honor del archipiélago,
Vuestra religión como otra cualquiera es augusta,
Y el amor se reirá del Infierno y del Cielo!
¿Qué quieren de nosotros las leyes de lo justo y de lo injusto?

Porque Lesbos, entre todos, me ha escogido sobre la tierra
Para cantar el secreto de sus vírgenes en flor,
Y fui desde la infancia admitido en el negro misterio
De las risas desenfrenadas mezcladas a las sombrías lágrimas;
Porque Lesbos, entre todos, me ha escogido sobre la tierra

Y desde entonces vigilo en la cima del Leucates,
Como un centinela de mirar penetrante y seguro,
Que acecha noche y día, brick, tartana o fragata,
Cuyas formas a lo lejos se estremecen en el azur;
Y desde entonces vigilo en la cima del Leucates

Para saber si la mar es indulgente y buena,
Y entre los sollozos que en la roca repercuten
Una tarde volverá hacia Lesbos, que perdona,
El cadáver adorado de Safo, que partió
¡Para saber si la mar es indulgente y buena!
¡De la máscula Safo, que fue amante y poeta,
Más hermosa que Venus por sus sombrías palideces!
—La mirada de azur vencida es por ojos negros que manchan
El círculo tenebroso trazado por los dolores
De la máscula Safo, que fue amante y poeta!

—Más hermosa que Venus, irguiéndose sobre el mundo
Y derramando los tesoros de su serenidad
Y el centellear de su blonda juventud
Sobre el viejo Océano de su hija encantada;
¡Más hermosa que Venus, irguiéndose sobre el mundo!

—De Safo que murió el día de su blasfemia,
Cuando, insultando el rito y el culto inventado,
Hizo de su bello cuerpo el pasto supremo
De una bestia cuyo orgullo castigó la impiedad
De aquella que murió el día de su blasfemia.

¡Y es desde entonces que Lesbos se lamenta,
Y, malgrado los honores que le rinde el universo,
Se embriaga cada noche con el grito de la tormenta
Que lanzan hacia los cielos sus riberas desiertas!
¡Y es desde entonces que Lesbos se lamenta!

Mujeres condenadas: Delfina e Hipólita

A la pálida claridad de las lámparas mortecinas,
Sobre profundos cojines impregnados de perfume,
Hipólita evocaba las caricias intensas
Que levantaran la cortina de su juvenil candor.

Ella buscaba, con mirada aún turbada por la tempestad,
De su ingenuidad el cielo ya lejano,
Así como un viajero que vuelve la cabeza
Hacia los horizontes azules transpuestos en la mañana.

Sus ojos apagados, las perezosas lágrimas,
El aire quebrantado, el estupor, la mohína voluptuosidad,
Sus brazos vencidos, abandonados cual vanas armas,
Todo contribuía, todo mostraba su frágil beldad.

Tendida a sus pies, tranquila y llena de gozo,
Delfina la cobijaba con ardientes miradas,
Como una bestia fuerte vigilando su presa,
Luego de haberla, desde luego, marcado con sus dientes.

Beldad fuerte prosternada ante la belleza frágil,
Soberbia, ella trasuntaba voluptuosamente
El vino de su triunfo, y se alargaba hacia ella,
Como para recoger un dulce agradecimiento.

Buscaba en la mirada de su pálida víctima
La canción muda que entona el placer,
Y esa gratitud infinita y sublime
Que brota de los párpados cual prolongado suspiro.

—”Hipólita, corazón amado, ¿qué dices de estas cosas?
Comprendes ahora que no hay que ofrendar
El holocausto sagrado de tus primeras rosas
A los soplos violentos que pudieran marchitarlas?

Mis besos son leves como esas efímeras
Que acarician en la noche los lagos transparentes,
Y los de tu amante enterrarían sus huellas
Como los carretones o los arados desgarrantes;

Pasarán sobre ti como una pesada yunta
De caballos y de bueyes con cascos sin piedad…
Hipólita, ¡oh, hermana mía! vuelve, pues, tu rostro,
Tú, mi alma y mi corazón, mi todo y mi mitad,

¡Vuelve hacia mí tus ojos llenos de azur y de estrellas!
Por una sola de esas miradas encantadoras, bálsamo divino,
De placeres más oscuros yo levantaré los velos
¡Y te adormeceré en un sueño sin fin!”

Mas Hipólita, entonces, levantando su juvenil cabeza:
—”Yo no soy nada ingrata y no me arrepiento,
Mi Delfina, sufro y me siento inquieta,
Como después de una nocturna y terrible comida.

Siento fundirse sobre mí pesados terrores
Y negros batallones de fantasmas esparcidos,
Que quieren conducirme por caminos movedizos
Que un horizonte sangriento cierra por doquier

¿Hemos perpetrado, entonces, un acto extraño?
Explica, si tú puedes, mi turbación y mi espanto:
Tiemblo de miedo cuando me dices: “¡Mi ángel!”
Y, empero, yo siento mi boca acudir hacia ti.

¡No me mires así, tú, mi pensamiento!
¡Tú a la que yo amo eternamente, mi hermana dilecta,
Aunque tú fueras una acechanza predispuesta
Y el comienzo de mi perdición!”

Delfina, sacudiendo su melena trágica,
Y como pisoteando sobre el trípode de hierro,
La mirada fatal, respondió con voz despótica:
—”Entonces, ¿quién, ante el amor, osa hablar del infierno?

¡Maldito sea para siempre el soñador inútil
Que quiso, el primero, en su estupidez,
Apasionándose por un problema insoluble y estéril,
A las cosas del amor mezclar la honestidad!

¡Aquel que quiera unir en un acuerdo místico
La sombra con el ardor, la noche con el día,
Jamás caldeará su cuerpo paralítico
Bajo este rojo sol que llamamos amor!

Ve tú, si quieres, en busca de un navío estúpido;
Corre a ofrendar un corazón virgen a sus crueles besos;
Y, llena de remordimientos y de horror, y lívida,
Volverás a mí con tus pechos estigmatizados…

¡No se puede aquí abajo contentar más que a un solo amo!”
Pero, la criatura, desahogándose en inmenso dolor,
Exclamó de súbito: —Yo siento ensancharse en mi ser
Un abismo abierto; ¡este abismo es mi corazón!

¡Ardiente cual un volcán, profundo como el vacío!
Nada saciará este monstruo gimiente
Y no refrescará la sed de la Euménide
Que, antorcha en la mano, le quema hasta la sangre.

¡Que nuestras cortinas corridas nos separen del mundo,
Y que la laxitud conduzca al reposo!
Yo anhelo aniquilarme en tu garganta profunda
Y encontrar sobre tu seno el frescor de las tumbas!”

—¡Descended, descended, lamentables víctimas,
Descended el camino del infierno eterno!
Hundios hasta lo más profundo del abismo, allí donde todos los crímenes,
Flagelados por un viento que no llega del cielo,
Barbotean entremezclados con un ruido de huracán.
Sombras locas, acudid al cabo de vuestros deseos;
Jamás lograréis saciar vuestra furia,
Y vuestro castigo nacerá de vuestros placeres.

Jamás un rayo fugaz iluminará vuestras cavernas;
Por las grietas de los muros las miasmas febricentes
Fíltranse inflamándose cual linternas
Y saturan vuestros cuerpos con sus perfumes horrendos.

La áspera esterilidad de vuestro gozo
Altera vuestra sed y enerva vuestra piel,
Y el viento furibundo de la concupiscencia
Hace claquear vuestras carnes como una vieja bandera.

¡Lejos de los pueblos vivientes, errantes, condenadas,
A través de los desiertos, acudid como los lobos;
Cumplid vuestro destino, almas desordenadas,
Y huid del infinito que lleváis en vosotras!

El leteo

Ven sobre mi corazón, alma cruel y sorda,
Tigre adorado, monstruo de aires indolentes;
Quiero, por largo rato sumergir mis dedos temblorosos
En el espesor de tu melena densa;

En tus enaguas saturadas de tu perfume
Sepultar mi cabeza dolorida,
Y aspirar, como una flor marchita,
El dulce relente de mi amor difunto.

¡Quiero dormir! ¡Dormir antes que vivir!
En un sueño tan dulce como la muerte,
Yo derramaré mis besos sin remordimiento,
Sobre tu hermoso cuerpo pulido como el cobre.

Para absorber mis sollozos sosegados
Nada equiparable al abismo de tu lecho;
El olvido poderoso mora sobre tu boca,
Y el Leteo corre en tus besos.

A mi destino, en lo sucesivo, mi delicia,
Yo obedeceré como un predestinado;
Mártir dócil, inocente condenado,
Del cual el fervor atiza el suplicio,

Yo absorberé, para ahogar mi tormento,
El nepente y la buena cicuta,
En los pezones encantadores de ese pecho agudo
Que jamás aprisionó un corazón.

Para aquella que es muy alegre

Tu cabeza, tu gesto, tu aire
Son hermosos como un bello paisaje;
La risa juega en tu rostro
Como una brisa fresca en un cielo claro.

Al pasajero disgusto que rozas
Lo diluye la salud
Que brota cual un destello
De tus brazos y de tus hombros.

Los refulgentes colores
Con que salpicas tus vestidos
Vuelcan en el espíritu de los poetas
La imagen de una danza de flores.

Esos trajes locos son el emblema
De tu espíritu abigarrado;
Loco como yo estoy,
¡Te odio tanto como te amo!

A veces en un hermoso jardín
Donde arrastraba mi atonía,
He sentido, como una ironía,
Al sol desgarrar mi pecho;

Y la primavera y el verdor
Tanto han humillado mi corazón,
Que he purgado sobre una flor
La insolencia de la Natura.

Así yo quisiera, una noche,
Cuando la hora de las voluptuosidades suena,
Hacia los tesoros de tu persona,
Como un cobarde, deslizarme sin ruido,

Para castigar tu carne gozosa,
Para magullar tu seno perdonado,
Y hacerle a tu vientre asombrado
Una herida ancha y profunda,

Y, ¡vertiginosa dulzura!
A través de esos labios recientes,
Más deslumbrantes y más bellos,
Infundirte mi veneno, ¡hermana mía!

Las joya

La muy querida estaba desnuda, y, conociendo mi corazón,

No había conservado más que sus joyas sonoras,
De las que el rico conjunto le daba el aspecto vencedor
Que tienen en sus días felices las esclavas de los moros.

Cuando arroja danzando su ruido vivaz y burlón,
Este mundo deslumbrante de metal y de piedra
Me encanta extasiándome, y amo con furor
Las cosas en que el sonido se mezcla con la luz.

Así ella estaba, acostada, y dejándose amar,
Y desde lo alto del diván sonreía complacida
A mi amor profundo y dulce como el mar,
Que hasta ella subía como hacia su acantilado

Los ojos fijos en mí, cual un tigre domado,
Con un aire vago y soñador ella ensayaba poses,
Y el candor unido a la lubricidad
Daba un encanto nuevo a sus metamorfosis.

Y su brazo y su pierna y su muslo y sus riñones,
Pulidos, como aceitados, ondulantes como un cisne,
Pasaban ante mis ojos clarividentes y serenos;
Y su vientre y sus senos, esos racimos de mi viña,

Adelantábanse, más mimosos que los ángeles del mal,
Para turbar el reposo en que yacía mi alma,
Y para apartarla de la roca de cristal
En que, serena y solitaria, ella se había asentado.

Yo creí ver unidas por un nuevo diseño
Las ancas del Antíope al busto de un imberbe,
¡Tanto su talle hacía resaltar su pelvis!
¡Sobre su tez leonada y parda el afeite estaba soberbio!,

—Y habiéndose la lámpara resignado a morir,
Como el hogar sólo iluminaba la estancia,
Cada vez que exhalaba un resplandeciente suspiro,
¡Inundaba de sangre aquella piel colorida de ámbar!

La metamorfosis del vampiro

La mujer, entretanto, de su boca de fresa,
Retorciéndose cual una serpiente sobre las brasas,
Y estrujando sus pechos en la cárcel de su corsé,
Dejó correr estas palabras impregnadas de almizcle:
—”Yo, yo tengo los labios húmedos, y conozco la ciencia
De perder en el fondo de un lecho la antigua conciencia.
Yo enjugo todas las lágrimas sobre mis senos triunfantes,
Y hago reír a los viejos con risa de niños.
¡Reemplazo, para el que me ve desnuda, y sin velos,
La luna, el sol, el cielo y las estrellas!
Yo soy, mi sabio querido, tan docta en voluptuosidades,
Cuando ahogo un hombre entre mis brazos temidos,
O cuando abandono a sus mordeduras mi busto,
Tímida y libertina, y frágil y robusta,
¡Que sobre estos acolchados, desmayándose de emoción,
Los ángeles impotentes por mí se condenarían!”

Cuando hubo de mis huesos succionado toda la médula,
Y yo lánguidamente me volví hacia ella,
Para devolverle un beso de amor, ya no vi más
Que un odre con los flancos viscosos, ¡todo lleno de pus!
Cerré los dos ojos, en mi frío espanto,
Y cuando los reabrí a la claridad viviente,
A mi vera, en lugar del maniquí pujante
Que parecía haber hecho provisión de sangre,
Temblaban tan confusamente restos de esqueleto,
Que ellos mismos producían el sonido de una veleta
O de una muestra, al extremo del vástago de hierro,
Que balancea el viento durante las noches de invierno.

Charles Baudelaire

Luz María López poeta, invitada al 3er. Pre Textos del Solsticio Internacional.

 

Luz María López

Semblanza

Luz María López Poeta, es invitada al Expo Coloquio virtual Internacional. Pre Textos del Solsticio. México, Cuba, Nicaragua, Colombia, Estados Unidos, Guinea Ecuatorial, Bulgaria, Argentina, Puerto Rico

Poeta, narradora, antóloga, editora en jefe, traductora y gestora cultural internacional. Autora bilingüe. Presidente del Comité Académico de la Feria Internacional del Libro Eugenio María de Hostos en Mayagüez, Puerto Rico. Premio Literario Kathak, Cumbre Internacional de Poetas de Dhaka, 2017; Premio “Shaan-E-Adab”, XI Festival Internacional de Escritores, Universidad de Udaipur, India, 2016. Participante invitada a múltiples Festivales de Poesía, Ferias del Libro, Congresos de Literatura. Su poesía está traducida a más de 20 idiomas y publicada en libros de autores selectos, revistas literarias y antologías internacionales. Es puertorriqueña.

Pintores y fotógrafos inspirados por poetas. Pendones, palabras, signos y colores entrelazados, fiesta profunda del arte. Pintor Javier Santiago Regalado, Poeta Luz María Lópe, Poema “Horas Muertas”; Pintora Gilda Genis; Poeta Juan Cú, Poema “Marilucier”. Organizan: Tres Soles, Mario M. Ávila, Rosy Perez

Instituto Juárez, Villahermosa.3er Expo-Coloquio Internacional Pre-textos de Solsticio 

Fuegos artificiales. Maridaje. Fiesta, jolgorio, corazones en alto y pendones. Esto es lo que buscamos. Maridar pintura y poesía, letras y trazos, pinceles y plumas, dedos y teclados, almas y mentes, sonrisas y sueños. Pintores y fotógrafos inspirados por palabras, signos y colores entrelazados, fiesta profunda del arte, exposición gloriosa de sentimientos. Desfile de manos, de cabezas, de inspiraciones y de inspirados.  

Imagina unos pendones, grandes, muy grandes, más de 60. Luego unas salas, en Villahermosa, en el espacio cultural de la UJAT, (UNIVERSIDAD JUÁREZ AUTÓNOMA DE TABASCO). Imagina la luz de Tabasco, entrando por los ventanales. Ahora, escucha las voces de los poetas. Imagina movimiento, aire, risas y abrazos. 

 

 

 

 

 

Sor a Juana Inés de la Crúz o Las Trampas de la Fé de Octavio Paz. Por Juan Cú

 

Juan Cú en El Palacio de las Bellas Artes1

¡Gracias por la excelente foto!
Marcos T. Cedeño. Fotógrafo Prof. del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) Tel:5533493839

 

El ensayo de Sor a Juana Inés de la Crúz o Las Trampas de la Fé (1982)

En el ensayo de Sor a Juana Inés de la Crúz o Las Trampas de la Fé, Octavio Paz lleva a cabo la crítica de la Iglesia del siglo XVII. Este libro sigue al pié de la letra y sin  menor desvío, como lo dice el autor, los señalamientos hitóricos e interpretaciones literarias  que se encuentran publicados en los cuatro tomos deLas Obras Completas de sor Juana Inés de la Crúz, recopiladas por  Alfonso Méndez Plancarte.

 

“Uso el texto de las Obras completas publicadas por el Fondo de Cultura Económica en cuatro volúmenes: I. Lírica personal (México, 1951); II. Villancicos y letras sacras (México, 1952); III. Autos y loas (México, 1955), y IV. Comedias, sainetes y prosa (México, 1957). Alfonso Méndez Plancarte fue el editor de los tres primeros volúmenes y el autor de los prólogos y las notas; a su muerte, Alberto G. Salceda, su amigo y colaborador, se encargó del cuarto tomo. Cito los poemas y los otros textos siguiendo la numeración de las mencionadas Obras completas. A veces abrevio algunos títulos: Respuesta por Respuesta a sor Filotea de la Cruz, Fama, por Fama y obras postumas, etcétera.”Octavio Paz. Prólogo. Sor a Juana Inés de la Crúz o Las Trampas de la Fé. Seix Barral. Biblioteca Breve. 1982. Barcelona, España

Sí todavía fuése vivo el Padre Alfonso Méndez Plancarte 1909-1955, el más completo  comentarista de la obra de Sor Juana Inés de la Crúz  y recopilador de los cuatro tomos  de Las obras completas de Sor Juana, con más de mil citas (argumentativas y de señalamiento) en los cuatro vólúmenes en la edición del Fondo de Cultura Económica, que todas ellas conformarían un quinto libro, el propio Don Octavio Paz lo pensaría mejor en escribir el ensayo sobre sor Juana, ¿lo pensó?,  porque de ser así no se hubiése quitado de encima lapersonalidad inquietante de Don Alfonso Méndez Plancarte que toda su vida fue un crítico muy agudo y severo, al grado de regañar- criticar públicamente ( en revistas y periódicos de la época) al investigador literario Ermilio Abreu Gómez, por sus imprecisiones históricas y  literarias sobre los datos de la biblioteca de Sor Juana:Bibliografía y biblioteca ( Imprenta de la Secretaría de Relaciones Exteriores, 1934. 455 pags. Ermilo Abreu G. Libro que ya no se edita, y es difícil encontrar un ejemplar)  Éstas imprecisiones se encuentran citadas, rectificadas,  y desiminadas en su mayoría y a lo largo y ancho en los cuatro tomos mencionados de la Obras Completas de sor Juana Ed.  Fondo de Cultura Económica. México).



 Foto arriba: Alfonso Méndez Plancarte

 

NOTA: Ermilo Abreu Gómez (México 1874-1971) fue el que redescubrió a la monja Sor Juana en el siglo XX, Poesías completas, Botas, 1940. Antes Amado Nervo:Juana de Asbaje, ensayo, biografía de Sor Juana Inés de la Cruz  (1910).
Pero Ermilo Abreu con su edición crítica a la obra de Sor Juana Inés de la Cruz, dió impulso a una novedad (moda)en los medios impresos que culminó  con la llamada Sorjuanía muy semejante al fenómeno  ocurrido, varias décadas después, en los años noventa del siglo XX con la personalidad de Frida Kahlo, la fridomanía — ¿Moda y publicidad de los medios?–

Ermilo Abreu Gómez (1874-1971)

 Regresando hubo una época desde el siglo XVIII hasta el XX en que nadie en México se acordaba de ella, estaba en el olvido de los mexicanos, pero después de la publicación: Sor Juana Inés de la Cruz, Bibliografía y biblioteca (1934, Imprenta de la Secretaría de Relaciones Exteriores) de Don Ermilo Abreu, debió exasperar tanto a Don Alfonso Méndez Plancarte, al grado de regañarlo públicamente por las imprecisiones que abundan en el libro, que, hasta la fecha  no se publica ese libro, ni se encuentra en ninguna parte. Bibliografía y biblioteca (1934) libro producto de una investigación exhaustiva en en tiempo y erudición, pero después de la crítica pública, el libro de Ermilo Abreu quedó en el perpetuo olvido hasta el presente. 

Es de hacer notar también que en ese tiempo estaba de moda investigar las biliografías de los autores viejos por parte de los escritores jóvenes de principios de siglo con el fin de adelantarse y facilitar la tarea a los críticos e  investigadores en el futuro. Recuérdese por ejemplo, después de la muerte de Amado Nervo ( México 1870 – Uruguay 1919), inmediatamente Alfonso Reyes (1889-1957) se dió a la tarea de investigar  la bibliografía general  de Amado Nervo; de los libros  publicados por las pequeñas y anónimas tipografías de la época por todo el continente americano para organizar la publicación de las obras completas del finado.

Jorge Luis Borges y Henríquez Ureña Por Juan Cu

Juan Cú en El Palacio de las Bellas Artes1

¡Gracias por la excelente foto!
Marcos T. Cedeño. Fotógrafo Prof. del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) Tel:5533493839

pedro 1«Tengo la impresión de que Henríquez Ureña – claro que es absurdo decir eso- había leído todo, Todo. Y al mismo tiempo, que él no usaba eso para abrumar en la conversación. Era un hombre muy cortés, y -como los japoneses- prefería que el interlocutor tuviera razón, lo cual es una virtud bastante rara, sobre todo en este país, ¿no?». (Jorge Luis Borges)…..Junto a Borges escribió “Antología clásica de la literatura argentina”. Borges recordaba “Yo soy tan haragán y tan ineficaz, que Henriquez Ureña hizo todo el trabajo, y sin embargo el insistió en que yo cobrara lo que me tocaba de la venta del libro, lo cual era evidentemente injusto y yo se lo dije”

(Leila Guerriero; libro Plano Americano; “El Extranjero”)

portada

Aquél humanista excelso quizás único en el continente, hubo de viajar durante años y años entre Buenos Aires y La Plata con su portafolios cargado de deberes de chicos insignificantes, deberes que debían ser corregidos con minuciosa paciencia y con invariable honestidad en largas horas nocturnas que aquél maestro quitaba a los trabajos de creación humanística. “¿Porque pierde tiempo en eso? Le dije alguna vez, apenado al ver como pasaban sus años en tareas inferiores. Me miró con una suave sonrisa y su reconvención llego con pausada y levísima ironía “porque entre ellos puede haber un futuro escritor”

(Rafael Alberto Arrieta; escritor y profesor universitario argentino “Lejano Ayer” Ediciones Culturales Argentinas)

“Mi carrera literaria comienza a raíz de una publicación mía que comentaba el libro de Adolfo Bioy Casares “La Invención de Morel” cuando me llamó mi antiguo profesor del colegio, Don Pedro Henriquez Ureña, gran maestro, modelo de lo que debe ser un buen latinoamericano. El fue nuestro maestro de lenguaje, él nos enseñó a usar la palabra justa a rehuir por igual del purismo académico que es anquilosante y la novedad estúpida, nos enseñó a hablar un lenguaje castellano, que sea a la vez expresivo y correcto. Nos enseñó el misterio y la maravilla de la lengua castellana y a leerla con matices propios”

(Ernesto Sábato)

 

“Doy mis razones. Hacia 1867 el capitán Burton ejerció en el Brasil el cargo de cónsul británico; en julio de 1942 Pedro Henríquez Ureña descubrió en una biblioteca de Santos un manuscrito suyo que versaba sobre el espejo que atribuye el Oriente a Iskandar Zú al-Karnayn, o Alejandro Bicorne de Macedonia.”

El Aleph. J.L. Borges..

aleph-01

“El lugar era la Facultad de Filosofía y Letras; la hora, el atardecer. Todo (como suele ocurrir en los sueños) era un poco distinto; una ligera magnificación alteraba las cosas. Elegíamos autoridades; yo hablaba con Pedro Henríquez Ureña, que en la vigilia ha muerto hace muchos años. Bruscamente nos aturdió un clamor de manifestación o de murga. Alaridos humanos y animales llegaban desde el Bajo. Una voz gritó: “¡Ahí vienen!” y después “¡Los Dioses! ¡Los Dioses!” Cuatro o cinco sujetos salieron de la turba y ocuparon la tarima del Aula Magna.”

El hacedor. J.L.Borges

BORGES-EL HACEDOR

“El Sueño De Pedro Henríquez Ureña
El sueño que Pedro Henríquez Ureña tuvo en el alba de uno de los días de 1946 curiosamente no constaba de imágenes sino de pausadas palabras. La voz que las decía no era la suya pero se parecía a la suya. El tono, pese a las posibilidades patéticas que el tema permitía, era impersonal y común. Durante el sueño, que fue breve. Pero sabía que estaba durmiendo en su cuarto y que su mujer estaba a su lado. En la oscuridad el sueño le dijo:
Hará una cuantas noches, en una esquina de la calle de Córdoba, discutiste con Borges la invocación del anónimo sevillano Oh Muerte, ven callada como sueles venir en la saeta. Sospecharon que era el eco deliberado de algún texto latino, ya que esas traslaciones correspondían a los hábitos de una época, del todo ajeno a nuestro concepto de plagio, sin duda menos literario que comercial. Lo que no sospecharon, lo que no podían sospechar, es que el diálogo era profético. Dentro de una horas, te apresurarás por el último andén de Constitución, para dictar tu clase en la universidad de La Plata. Alcanzarás el tren, pondrás la cartera en la red y te acomodarás en tu asiento, junto a la ventanilla. Alguien, cuyo nombre no sé pero cuya cara estoy viendo, te dirigirá una palabras. No le contestarás, porque estarás muerto. Ya te habrás despedido como siempre de tu mujer y de tus hijas. No recordarás este sueño porque tu olvido es necesario para que se cumplan los hechos.”

El oro de los tigres. J.L. Borges

portada 3

 

Bioy Casares. Borges. Diario. Editorial Destino. Barcelona España, 2006, 1664 Páginas

 

Henriquez Hureña“(El Dominicano Pedro Henriquez Ureña (1884 – 1946) a lo largo de una carta aRodríguez Feo, un minucioso e implacable ataque a Borges.

Borges: ” No me extraña que fuera ladino. Tenía una sonrisita compradora.”

1. «Tu admiración por Borges me parece exagerada (afirma  Henriquez Ureña) […]. Borges tiene aberraciones terribles; detesta a Francia y a España; todo lo inglés le parece bien; mucho de lo yanqui; no le gusta Grecia. Si no las conociera, se podría comprender, pero lo grave es que las conoce.
De Inglaterra, sólo detesta lo que se parece a lo latino; Keats y Shelley […].

En literatura, a Borges sólo le interesa el mecanismo […]; el contenido humano le es indiferente. [… ] En resumen, nada de lo humano le atrae; para que una novela o un drama le interesen, se necesita que sean: 1. fantásticos; 2. historias de locos; 3. puzzles de tipo policial. Como idioma, sí, te diré, es estupendo; no se equivoca nunca […]. Como estilo es muy personal; pero es un modelo muy peligroso, porque sólo tiene un tono y no una serie de tonos […]» [Carta del 19 de mayo de 1945. In: PEDRO HENRÍQUEZ UREÑA, P., Selección de ensayos. TSuba Casa de las Américas, 1969]. Bioy Casares. Borges. Diario. Ed. Destino. Barcelona España, 2006, 1664 Páginas.

Juan Cú. Homenaje a Edmundo Valadés. Revista El Cuento, La Muerte tiene Permiso.

Juan Cú

¡Gracias por la excelente foto!
Marcos T. Cedeño. Fotógrafo Prof. del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) Tel:5533493839

La muerte tiene permiso.
Homenaje a don Edmundo Valadés.
El estilo es la frase, que se escribe y habla. J. Cú
Con el escritor Don Edmundo Valadés (1915-1994), asistí a su taller de cuento en el Museo Carrillo Gil de la Av. Revolución, México D.F., desde 1988 a 1994 y me convertí, con el tiempo, en juez para la entrega de las famosas minificciones narrativas que se pagaban con $ 1000 mil pesos) por parte de la Revista El Cuento, revista de narraciones cortas que apareció en el año de 1964 hasta la muerte de Don Edmundo, su dueño.
Allí trabajaron, en la redacción de la Revista El Cuento, escritores como Juan Rulfo, Eraclio Zepeda… Colaboré como asesor del maestro Don Edmundo Valadés para la realización de los últimos libros de cuentos de autores nacionales y extranjeros con el formato de la propia revista El Cuento, en vida del maestro (1992), durante mi visita al taller de la Av. Revolución.
La editorial El Cuento se encontraba en las calles de Popocatépetl al sur de la ciudad, pero se vendería con todo y deudas a la esposa joven de un anciano prestamista que daba dinero a don Edmundo para solventar los gastos de la editorial y aumentar más la deuda con sus intereses a la alza, que transcurriendo el tiempo, la deuda sería impagable. Luego supimos que sobre el terreno de la editorial se levantaría un alto edificio departamental.
La mujer llegaba siempre acompañada de su gallardo chofer uniformado, que luego supimos era su consejero en economías y su particular e íntimo, y se presentaban los dos sin la presencia del anciano marido, a la hora exacta en tiempo de finalizar su plática don Edmundo, en su taller de narrativa para luego llevárselo a la casa de ella, que para qué no le vaya a pasar nada, a pesar de nuestras súplicas cada semana de que lo dejasen en paz y perdonaran su deuda pero no hacían caso de nuestras rogativas de cada uno de los asistentes al taller de narrativa, sobre todo el chofer grandulón que se burlaba de nosotros, y se llevaban a don Edmundo como si fuera un prisionero de la deuda de ésta bella y mal aconsejada mujer.
(Éste chofer asistió, años atrás, en el taller de narrativa de don Edmundo, era el hijo de un luchador famoso llamado El Tenebras, o algo así, él mismo me lo dijo a mí, él no quería seguir el oficio de su padre, me contó)
Nadie de los que participábamos pudo hacer nada por evitar la quiebra de la editorial El Cuento, ni siquiera su propio hermano que trabajaba en la editorial.
Con el tiempo, Don Edmundo, ya enfermo, agonizaba. El contrato de la deuda en México y en todas partes del mundo civilizado es explícito y especifica:
“Art. 66. Ningún hijo de la chingada tiene más autoridad que la mujer del prestamista después de morir el deudor…”, a pesar de que otro artículo más adelante rezaba confusamente en lo contrario.
Antes de morir, don Edmundo nos pedía desesperadamente a los asistentes al taller de narrativa, comprásemos la revista o la robásemos de lss repisas de los centros comerciales Zeinvors, lugar donde la editorial recibía la mayor parte de sus ganancias. (Zeinvorscuenta con más 150 sucursales actualmente).
Mientras se vendía la editorial, y don Edmundo, moría, hubo un lapso de tiempo en que nos reunimos trabajadores y consejo de la revista y los ex-asistentes al taller de narrativa, decidimos por votación unánime que había que hacer a unlado al chofer de la esposa joven del prestamista para mantener los puestos de trabajo y la dignidad de la anciana e impoluta revista El Cuento, al menos por algún tiempo más en que los viejos trabajadores de la revista resuelven el futuro de sus vidas... Un clavo saca otro clavo, una muerte también, o quizá, no, pero no se nos ocurrió otra cosa, ni había tiempo para más, que no se diga que no hicimos el esfuerzo a nombre de don Edmundo por cambiar las cosas para beneficio de los demás.
La responsabilidad cayó en mí persona, dijeron los votantes y como argumento me explicaron, que yo:
    Pus que hablaba bonito como don Edmundo y acudía cada semana a su taller de cuento; que nadie sospecharía al acercarme al chofer… pus, que ya me conocía ese tal por cual, y que sería fácil mandarlo a los infiernos al copetudo e ignorante…, ese, que sólo sabía manejar un automóvil negro y abrir delicadamente sus dos, perdón, sus cuatro puertas a la señora dama del prestamista.
Dentro del velatorio de la funeraria Cayosso sobre la amplia loseta blanca de la sala, entre homenajes, discursos y llantos de la gran cantidad de asistentes por don Rdmundo, se llevaría acabo la fatal encomienda de los trabajadores y el consejo de la revista
    Más tarde, en el recinto fúnebre, estaban todos lo que deberían estar, menos el chofer del prestamista.
                   Dieron las doce de la noche y fui a visitar por última vez el ataúd.
Miraba el pálido rostro de don Edmundo, postrado tras el cristal del ataúd negro, se le veía encontrando, él mismo, por fin, su merecido descanso en este mundo vil y abyecto, al mismo tiempo, me hacía recordar al verlo tras el vidrio, su otro rostro triste pero esperanzado tras el cristal del automóvil cuando era transportado por el desafortunado chofer cada semana al despedirlo de su taller de narrativa en la Av. Revolución.
A la memoria mía le dictaba constante, lo sé, el mismísimo don Edmundo, las últimas frases de su libro “La muerte tiene permiso.”
(El libro lleva el título del primer cuento y es el más importante y diferente de los dieciocho restantes. “El impacto de este cuento fue tal que el autor pasó a la historia como el autor de La muerte tiene permiso” )
                  En vida, díjome don Edmundo, que su mejor cuento lo había revisado Juan Rulfo, el autor del Pedro Páramo:
          —“pos muchas gracias por el permiso (don Edmundo), porque como nadie hacía caso, desde ayer Oliverio Garrison, el chofer, está difunto.” Juan Cú
La imagen puede contener: 1 personaNo hay ninguna descripción de la foto disponible.
La muerte tiene permiso
Edmundo Valadés
Sobre el estrado, los ingenieros conversan, ríen. Se golpean unos a otros con bromas
incisivas. Sueltan chistes gruesos cuyo clímax es siempre áspero. Poco a poco su atención se concentra en el auditorio. Dejan de recordar la última juerga, las intimidades de la muchacha que debutó en la casa de recreo a la que son asiduos. El tema de su charla son ahora esos hombres, ejidatarios congregados en una asamblea y que están ahí abajo, frente a ellos.
-Sí, debemos redimirlos. Hay que incorporarlos a nuestra civilización, limpiándolos por
fuera y enseñándolos a ser sucios por dentro…
-Es usted un escéptico, ingeniero. Además, pone usted en tela de juicio nuestros esfuerzos, los de la Revolución.
-¡Bah! Todo es inútil. Estos jijos son irredimibles. Están podridos en alcohol, en ignorancia. De nada ha servido repartirles tierras.
-Usted es un superficial, un derrotista, compañero. Nosotros tenemos la culpa. Les hemos dado las tierras, ¿y qué? Estamos ya muy satisfechos. Y el crédito, los abonos, una nueva técnica agrícola, maquinaria, ¿van a inventar ellos todo eso?
El presidente, mientras se atusa los enhiestos bigotes, acariciada asta por la que iza sus dedos con fruición, observa tras sus gafas, inmune al floreteo de los ingenieros. Cuando el olor animal, terrestre, picante, de quienes se acomodan en las bancas, cosquillea su olfato, saca un paliacate y se suena las narices ruidosamente. Él también fue hombre del campo.
Pero hace ya mucho tiempo. Ahora, de aquello, la ciudad y su posición solo le han dejado el pañuelo y la rugosidad de sus manos.
Los de abajo se sientan con solemnidad, con el recogimiento del hombre campesino que penetra en un recinto cerrado: la asamblea o el templo. Hablan parcamente y las palabras que cambian dicen de cosechas, de lluvias, de animales, de créditos. Muchos llevan sus itacates al hombro, cartucheras para combatir el hambre. Algunos fuman, sosegadamente, sin prisa, con los cigarrillos como si les hubieran crecido en la propia mano.
Otros, de pie, recargados en los muros laterales, con los brazos cruzados sobre el pecho, hacen una tranquila guardia.
El presidente agita la campanilla y su retintín diluye los murmullos. Primero empiezan los ingenieros. Hablan de los problemas agrarios, de la necesidad de incrementar la
producción, de mejorar los cultivos. Prometen ayuda a los ejidatarios, los estimulan a
plantear sus necesidades.
-Queremos ayudarlos, pueden confiar en nosotros.
Ahora, el turno es para los de abajo. El presidente los invita a exponer sus asuntos. Una mano se alza, tímida. Otras la siguen. Van hablando de sus cosas: el agua, el cacique, el crédito, la escuela. Unos son directos, precisos; otros se enredan, no atinan a expresarse. Se rascan la cabeza y vuelven el rostro a buscar lo que iban a decir, como si la idea se les hubiera escondido en algún rincón, en los ojos de un compañero o arriba, donde cuelga un candil.
Allí, en un grupo, hay cuchicheos. Son todos del mismo pueblo. Les preocupa algo grave.
Se consultan unos a otros: consideran quién es el que debe tomar la palabra.
-Yo crioque Jilipe: sabe mucho…
-Ora, tú, Juan, tú hablaste aquella vez…
No hay unanimidad. Los aludidos esperan ser empujados. Un viejo, quizá el patriarca,
decide:
-Pos que le toque a Sacramento…
Sacramento espera.
-Ándale, levanta la mano…
La mano se alza, pero no la ve el presidente. Otras son más visibles y ganan el turno.
Sacramento escudriña al viejo. Uno, muy joven, levanta la suya, bien alta. Sobre el bosque de hirsutas cabezas pueden verse los cinco dedos morenos, terrosos. La mano es descubierta por el presidente. La palabra está concedida.
-Órale, párate.
La mano baja cuando Sacramento se pone en pie. Trata de hallarle sitio al sombrero. El sombrero se transforma en un ancho estorbo, crece, no cabe en ningún lado. Sacramento se queda con él en las manos. En la mesa hay señales de impaciencia. La voz del presidente salta, autoritaria, conminativa:
-A ver ese que pidió la palabra, lo estamos esperando.
Sacramento prende sus ojos en el ingeniero que se halla a un extremo de la mesa. Parece que solo va a dirigirse a él; que los demás han desaparecido y han quedado únicamente ellos dos en la sala.-Quiero hablar por los de San Juan de las Manzanas. Traímos una queja contra el Presidente Municipal, que nos hace mucha guerra y ya no lo aguantamos. Primero les quitó sus tierritas a Felipe Pérez y a Juan Hernández, porque colindaban con las suyas. Telegrafiamos a México y ni nos contestaron. Hablamos los de la congregación y pensamos que era bueno ir al Agrario, pa la restitución. Pos de nada valieron las vueltas ni los papeles, que las tierritas se le quedaron al Presidente Municipal.
Sacramento habla sin que se alteren sus facciones. Pudiera creerse que reza una vieja
oración, de la que sabe muy bien el principio y el fin.
-Pos nada, que como nos vio con rencor, nos acusó quesque por revoltosos. Que parecía
que nosotros le habíamos quitado sus tierras. Se nos vino entonces con eso de las cuentas; lo de los préstamos, siñor, que dizque andábamos atrasados. Y el agente era de su mal parecer, que teníamos que pagar hartos intereses. Crescencio, el que vive por la loma, por ai donde está el aguaje y que le intelige a eso de los números, pos hizo las cuentas y no era verdá: nos querían cobrar de más. Pero el Presidente Municipal trajo unos señores de México, que con muchos poderes y que si no pagábamos nos quitaban las tierras. Pos como quien dice, nos cobró a la fuerza lo que no debíamos…
Sacramento habla sin énfasis, sin pausas premeditadas. Es como si estuviera arando la
tierra. Sus palabras caen como granos, al sembrar.
-Pos luego lo de m’ijo, siñor. Se encorajinó el muchacho. Si viera usté que a mí me dio
mala idea. Yo lo quise detener. Había tomado y se le enturbió la cabeza. De nada me valió
mi respeto. Se fue a buscar al Presidente Municipal, pa reclamarle… Lo mataron a la mala, que dizque se andaba robando una vaca del Presidente Municipal. Me lo devolvieron difunto, con la cara destrozada…
La nuez de la garganta de Sacramento ha temblado. Soo eso. Él continúa de pie, como un árbol que ha afianzado sus raíces. Nada más. Todavía clava su mirada en el ingeniero, el mismo que se halla al extremo de la mesa.
-Luego, lo del agua. Como hay poca, porque hubo malas lluvias, el Presidente Municipal cerró el canal. Y como se iban a secar las milpas y la congregación iba a pasar mal año, fuimos a buscarlo; que nos diera tantita agua, siñor, pa nuestras siembras. Y nos atendió con malas razones, que por nada se amuina con nosotros. No se bajó de su mula, pa perjudicarnos…
Una mano jala el brazo de Sacramento. Uno de sus compañeros le indica algo. La voz de Sacramento es lo único que resuena en el recinto.
-Si todo esto fuera poco, que lo del agua, gracias a la Virgencita, hubo más lluvias y medio salvamos las cosechas, está lo del sábado. Salió el Presidente Municipal con los suyos, que son gente mala y nos robaron dos muchachas: a Lupita, la que se iba a casar con Herminio,  y a la hija de Crescencio. Como nos tomaron desprevenidos, que andábamos en la faena, no pudimos evitarlo. Se las llevaron a fuerza al monte y ai las dejaron tiradas. Cuando regresaron las muchachas, en muy malas condiciones, porque hasta de golpes les dieron, ni siquiera tuvimos que preguntar nada. Y se alborotó la gente de a deveras, que ya nos cansamos de estar a merced de tan mala autoridad.
Por primera vez, la voz de Sacramento vibró. En ella latió una amenaza, un odio, una
decisión ominosa.
-Y como nadie nos hace caso, que a todas las autoridades hemos visto y pos no sabemos
dónde andará la justicia, queremos tomar aquí providencias. A ustedes -y Sacramento
recorrió ahora a cada ingeniero con la mirada y la detuvo ante quien presidía-, que nos prometen ayudarnos, les pedimos su gracia para castigar al Presidente Municipal de San Juan de las Manzanas. Solicitamos su venia para hacernos justicia por nuestra propia mano…
Todos los ojos auscultan a los que están en el estrado. El presidente y los ingenieros,
mudos, se miran entre sí. Discuten al fin.
-Es absurdo, no podemos sancionar esta inconcebible petición.
-No, compañero, no es absurda. Absurdo sería dejar este asunto en manos de quienes no han hecho nada, de quienes han desoído esas voces. Sería cobardía esperar a que nuestra justicia hiciera justicia, ellos ya no creerán nunca más en nosotros. Prefiero solidarizarme con estos hombres, con su justicia primitiva, pero justicia al fin; asumir con ellos la responsabilidad que me toque. Por mí, no nos queda sino concederles lo que piden.
-Pero somos civilizados, tenemos instituciones; no podemos hacerlas a un lado.
-Sería justificar la barbarie, los actos fuera de la ley.
-¿Y qué peores actos fuera de la ley que los que ellos denuncian? Si a nosotros nos
hubieran ofendido como los han ofendido a ellos; si a nosotros nos hubieran causado menos daños que los que les han hecho padecer, ya hubiéramos matado, ya hubiéramos olvidado una justicia que no interviene. Yo exijo que se someta a votación la propuesta.
-Yo pienso como usted, compañero.
-Pero estos tipos son muy ladinos, habría que averiguar la verdad. Además, no tenemos autoridad para conceder una petición como esta.
Ahora interviene el presidente. Surge en él el hombre del campo. Su voz es inapelable.
-Será la asamblea la que decida. Yo asumo la responsabilidad.
Se dirige al auditorio. Su voz es una voz campesina, la misma voz que debe haber hablado allá en el monte, confundida con la tierra, con los suyos.
Se pone a votación la proposición de los compañeros de San Juan de las Manzanas. Los que estén de acuerdo en que se les dé permiso para matar al Presidente Municipal, que levanten la mano…
Todos los brazos se tienden a lo alto. También las de los ingenieros. No hay una sola mano que no esté arriba, categóricamente aprobando. Cada dedo señala la muerte inmediata, directa.
-La asamblea da permiso a los de San Juan de las Manzanas para lo que solicitan.
Sacramento, que ha permanecido en pie, con calma, termina de hablar. No hay alegría ni dolor en lo que dice. Su expresión es sencilla, simple.
-Pos muchas gracias por el permiso, porque, como nadie nos hacía caso, desde ayer el
Presidente Municipal de San Juan de las Manzanas está difunto.
FIN

Tres aproximaciones a Octavio Paz. Por Juan Cú

juan cú Ricardo Paz Uso

Ricardo Paz Uso y Juan Cú

 

 

 TRES APROXIMACIONES A OCTAVIO PAZ.
los libros que nacen de otros libros
Por Juan Cu

“El mexicano no quiere ser ni indio ni español. Tampoco quiere descender de ellos. Los niega” (Octavio Paz)

¡O Ínclito sábio autor muy seyente! 
Otra, y aun otra vegada yo lloro, 
Porque Castilla perdió tal tesoro, 
No conocido delante la gente.
 Perdio los tus libros sin ser conocidos

  
Y como en exequias te fueron ya luego;
Unos metidos al avido fuego,

Y otros sin orden no bien repartidos.

 Juan de Mena (1411 – 1456)

Piedra de Sol (1957)

En 1956 se publican fragmentos del poema Piedra de Sol en Cuadernos de París y en la  Botteghe Oscure de la ciudad de Roma, en México en la Revista Mexicana de Literatura. ( 584 endecasílabos  sucesivamente que responden a la tradición antigua española del verso y no del largo camino de las variadas vanguardias modernas ( entre 1914-1939 )  del siglo XX en que se vivió el vanguardísmo, sus mejores resplandores  a corto plazo y la opacidad de sus propuestas: dadaísmo, ultraísmo, surrealismo, estridentísmo, etc. ) 
 En 1957, año de la publicación formal del poema Piedra de Sol, Octavio Paz  y  José Gorostiza convivían en las mismas oficinas de la Secretaría de Relaciones Exteriores. 

José Gorostiza, la inteligencia del grupo los Contemporáneos, autor del poema Muerte Sin Fin. (1939) ( Muerte sin Fin es una silva que responde a la tradición antigua y española del verso y no a la vanguardia de los años treinta del siglo  XX, tiempo en que fue escrito ) , quisá el mejor poema del siglo XX en México. 
Gorostiza conocería previamente el poema Piedra de Sol de Octavio Paz, y poemas de otros autores, como por ejemplo, el poema de Jorge Cuesta (1903-1942)  Canto a un Dios Mineral ( una silva que también responde a la tradición española del verso y no a la vanguardia del s. XX de su tiempo)  Publicado después de la muerte del autor en 1942. Jorge Cuesta escribíría  el poema en 1938, pero a decir José Gorostiza, “llevaba acariciando el proyecto desde tiempo antes.”

No, todavía se esconde, se guarda, el nacido en México lo acentúa el entorno natural que lo rodea, el mexicano es parte del paisaje. Es lo único realmente suyo. Todo grupo indígena en México guarda con celo sus papeles, su historia, es lo único que los autoriza para continuar; sus papeles y su palabra es su calendario de piedra, que no importando ahora se encuentre escondido en un museo nacional, antes lo estaba dentro, eclipsado y quieto, resguardado en el templo mayor. Ahí, o donde sea que esté, cuenta de infinito los días su redondez de piedra, el sagrado corazón de la piedra inerme y silenciosa de escritura  por todos los siglos. J.Cú

Octavio Paz se dió cuenta de eso que se llama “tiempo mexicano” y escribió su poema Piedra de Sol, (no lo dudo) aunque el papel amate o la piel donde se ecribió la historia antigua de México se desintegre por el tiempo, el mexicano descendiente  copia de nueva cuenta en papel virgen el número y la tragedia, tal y como estaba escrito en el original antiguo, es decir, copian hasta la firma de sus antepasados sobre los nuevos códices, de ahí las falsificaciones (copias del original ) que han encontrado y reportado los antropólogos del presente por todo México. Pero los nuevos sacerdotes de la ciencia no quieren saberlo, no especulan, y arrojan al cielo sus hipótesis para comprobar sus inquisiciones, y como Santo Tomás esperan  un milagro en el hallázgo a sus ojos de encontrar un papel perdido e histórico de hace 500 años impoluto por el tiempo. No lo van a encontrar… 

  El Laberinto de la Soledad;
 Conjunciones y Disyunciones;
 El Arco y la Lira; Sor Juana o las Trampas de la Fe.
(los datos y los prólogos)

Algunos datos sobre El Laberinto de la Soledad (1950)

La crítica de finales de los años 50 del siglo XX encuentra ciertas influencias en el Libro El Laberinto de la Soledad de O. Paz, influencias del grupo  Hiperión que se dedicaba a investigar sobre la realidad de México y lo mexicano sobre la base del pensamiento europeo, la fenomenología, el existencialismo e historicísmo. Integrantes: Emilio  Uranga  (1921-1988),  Jorge  Portilla  (1918-1963), Luis Villoro (n. 1922), Ricardo Guerra (1927-2007), Joaquín Sánchez McGregor(1925-2008), Salvador Reyes Nevares (1922-1993)  y Fausto Vega(n. 1922). Leopoldo Zea (1912-2004) cuyo director fue el filósofo español José Gaos, éste secretario de José Ortega y Gasset (España 1883-1955) y también de la lecturas del filósofo mexicano Samuel Ramos (1897-1958).

El Laberinto de la Soledad.  es un ensayo, que pudo haber sido una novela, según ha dicho su propio autor. Pudiera ser (es) una Novela en analogíaymuy ajena a otra que él mismo describe: 

” ¿antropología o ficción literaria? Se dirá que mi pregunta es ociosa: documento antropológico o ficción, el significado de la obra es el mismo. La ficción literaria es ya un documento etnográfico y el documento, como sus críticos más encarnizados lo reconocen, posee indudable valor literario.”
Octavio Paz, Prólogo a Las Enseñanzas de Don Juan The Teachings of Don Juan: A Yaqui Way of Knowledge, 1968, tesis universitaria) de Carlos Castaneda (Perú 1925-EE.U.U. 1998) 

Foto arriba Carlos Castaneda

 El ensayo Conjunciones y disyunciones (1969)

El ensayo Conjunciones y disyunciones su principio y ¿por qué no? también su fin  está en el prólogo publicado por él en La nueva edición de La Picardía Mexicana de Armando Jiménez (México. 1917-2010). 

“Mi amigo Armando Jiménez me propuso que escribiese el prólogo a su libro Nueva Picardía Mexicana. Acepté y no había escrito sino unos cuantas páginas cuando me di cuenta de que, en lugar de ceñirme al tema, me perdía en vagabundeos y divagaciones. Decidí seguir a mi pensamiento sin tratar de guiarlo y el resultado fue este texto: comienza por ser un comentario al libro de Jiménez pero pronto me interné por regiones distintas, aunque colindantes con la picardía. Lo he dividido en dos partes, que pueden describirse así: Reflexiones sobre una metáfora y los términos o caras que la componen, seguidas de ejemplos que muestran cómo dichos términos se asocian o disocian.”
Delhi, a 22 de septiembre 1968. O. Paz. 

 Foto arriba Armando Jiménez-Farías
(Primo del canta -autor Jose Alfredo Jiménez)

 

El Arco y  la Lira (1956)

El Arco y  la Lira es un ensayo que quiere ver la poesía universal  desde las lecturas alemanas e inglesas del romanticismo a diferencia de la postura anterior de Alfonso Reyes ( México 1889-1959) de verlos desde sus trabajos de los griegos clásicos del meditarráneo. 

Foto arriba: Alfonso Reyes Ochoa   El Paisaje en la Poesía Mexicana del S. XIX

El ensayo de Sor a Juana Inés de la Crúz o Las Trampas de la Fé (1982)

En el ensayo de Sor a Juana Inés de la Crúz o Las Trampas de la Fé, Octavio Paz lleva a cabo la crítica de la Iglesia del siglo XVII. Este libro sigue al pié de la letra y sin  menor desvío, como lo dice el autor, los señalamientos hitóricos e interpretaciones literarias  que se encuentran publicados en los cuatro tomos de Las Obras Completas de sor Juana Inés de la Crúz, recopiladas por  Alfonso Méndez Plancarte.

“Uso el texto de las Obras completas publicadas por el Fondo de Cultura Económica en cuatro volúmenes: I. Lírica personal (México, 1951); II. Villancicos y letras sacras (México, 1952); III. Autos y loas (México, 1955), y IV. Comedias, sainetes y prosa (México, 1957). Alfonso Méndez Plancarte fue el editor de los tres primeros volúmenes y el autor de los prólogos y las notas; a su muerte, Alberto G. Salceda, su amigo y colaborador, se encargó del cuarto tomo. Cito los poemas y los otros textos siguiendo la numeración de las mencionadas Obras completas. A veces abrevio algunos títulos: Respuesta por Respuesta a sor Filotea de la Cruz, Fama, por Fama y obras postumas, etcétera.”Octavio Paz. Prólogo. Sor a Juana Inés de la Crúz o Las Trampas de la Fé. Seix Barral. Biblioteca Breve. 1982. Barcelona, España

Sí todavía fuése vivo el Padre Alfonso Méndez Plancarte 1909-1955, el más completo  comentarista de la obra de Sor Juana Inés de la Crúz  y recopilador de los cuatro tomos  de Las obras completas de Sor Juana, con más de mil citas (argumentativas y de señalamiento) en los cuatro vólúmenes en la edición del Fondo de Cultura Económica, que todas ellas conformarían un quinto libro, el propio Don Octavio Paz lo pensaría mejor en escribir el ensayo sobre sor Juana, ¿lo pensó?,  porque de ser así no se hubiése quitado de encima lapersonalidad inquietante de Don Alfonso Méndez Plancarte que toda su vida fue un crítico muy agudo y severo, al grado de regañar- criticar públicamente ( en revistas y periódicos de la época) al investigador literario Ermilio Abreu Gómez, por sus imprecisiones históricas y  literarias sobre los datos de la biblioteca de Sor Juana: Bibliografía y biblioteca ( Imprenta de la Secretaría de Relaciones Exteriores, 1934. 455 pags. Ermilo Abreu G. Libro que ya no se edita, y es difícil encontrar un ejemplar)  Éstas imprecisiones se encuentran citadas, rectificadas,  y desiminadas en su mayoría y a lo largo y ancho en los cuatro tomos mencionados de la Obras Completas de sor Juana Ed.  Fondo de Cultura Económica. México).




 Foto arriba: Alfonso Méndez Plancarte (Sacerdote)

NOTA: Ermilo Abreu Gómez (México 1874-1971) fue el que redescubrió a la monja Sor Juana en el siglo XX, Poesías completas, Botas, 1940. Antes Amado Nervo: Juana de Asbaje, ensayo, biografía de Sor Juana Inés de la Cruz  (1910).
Pero Ermilo Abreu con su edición crítica a la obra de Sor Juana Inés de la Cruz, dió impulso a una novedad (moda)en los medios impresos que culminó  con la llamada Sorjuanía muy semejante al fenómeno  ocurrido, varias décadas después, en los años noventa del siglo XX con la personalidad de Frida Kahlo, la fridomanía — ¿Moda y publicidad de los medios?–

Ermilo Abreu Gómez (1874-1971)

 Regresando hubo una época desde el siglo XVIII hasta el XX en que nadie en México se acordaba de ella, estaba en el olvido de los mexicanos, pero después de la publicación: Sor Juana Inés de la Cruz, Bibliografía y biblioteca (1934, Imprenta de la Secretaría de Relaciones Exteriores) de Don Ermilo Abreu, debió exasperar tanto a Don Alfonso Méndez Plancarte, al grado de regañarlo públicamente por las imprecisiones que abundan en el libro, que, hasta la fecha  no se publica ese libro, ni se encuentra en ninguna parte. Bibliografía y biblioteca (1934) libro producto de una investigación exhaustiva en en tiempo y erudición, pero después de la crítica pública, el libro de Ermilo Abreu quedó en el perpetuo olvido hasta el presente. 

Es de hacer notar también que en ese tiempo estaba de moda investigar las biliografías de los autores viejos por parte de los escritores jóvenes de principios de siglo con el fin de adelantarse y facilitar la tarea a los críticos e  investigadores en el futuro. Recuérdese por ejemplo, después de la muerte de Amado Nervo ( México 1870 – Uruguay 1919), inmediatamente Alfonso Reyes (1889-1957) se dió a la tarea de investigar  la bibliografía general  de Amado Nervo; de los libros  publicados por las pequeñas y anónimas tipografías de la época por todo el continente americano para organizar la publicación de las obras completas del finado.

Aproximación Infinitesimal:  La Trascendencia.

A Octavio Paz es difícil leerlo como está escrito, a él habría que leerlo en: “entre lineas”, es decir, lo que dejaba al aire para sus lectores, en fin, lo que no anotaba  y  que sus comentaristas poco mencionan. Hay en la prosa de Don Octavio cierto desdén por el lector común, y al contrario, le es grato el lector que lo piensa, no se sí tiene que ver el hecho de que algún crítico lo distinga de su precursor Alfonso Reyes, éste como prosista crítico de la poesía  desde la perspectiva clásica griega  y Octavio Paz desde la perspectiva del romanticismo europeo alemán. Siguiendo esta sucesión literaria, faltaría la visión crítica de la poesía  desde la perspectiva del modernismo latino-americano de finales del siglo XIX como principio.

 Yo propondría a Rubén Darío, pero este había nacido en el siglo XIX; en tal caso sería una  revisión  crìtica. Un modo de ver la historia literaria desde una perspectiva diferente:  la nuestra. Desde nuestro  principio que es anterior a llegada de españa  y también desde el otro origen derivado: ocurrido después de la conquista. A partir del lenguaje elaborado y aportado a lo largo de cuatro siglos. Enriquecido por la idiosincrasia de los latino-americanos por vez primera, y basados en  métodos diferenciados desde las influyentes academias europeas, y desde la acostumbrada historia lineal señalada por occidente. Debido a que se demostró con el tiempo que todo lo resuelve y dictamina,  que la cultura, sea cualequiera que ésta sea, continúa, apesar de su olvido permanente,  grávida y saludable  en el inconciente moral de los pueblos modernos.

Regresando, Octavio Paz sabía que sus puntos de vista literarios fueron siempre demasiado incisivos, casi lapidarios, y Alfonso Reyes no estaba deacuerdo con sus comentarios y puntos de vista, aún así lo apoyo con la impresión y pulicación de sus libros en las editoriales en México, según consta en sus cartas de ambos. 

Se estaría creando con el tiempo la leyenda que Don Octavio Paz es un escritor de difícil lectura, ya sea en su prosa o en su trabajo poético; esto lleva a dos cosas también temerarias:(1)Nota

1) que con el tiempo se le considere a O. Paz un “autor importante” y deje de leerse, como en el caso de  Umberto Eco (Italia 1934- 2016), que cuando he preguntado por él (Umberto Eco) a  maestros de orígen italiano en México, me dicen que lo conocen como un pensador muy complicado, y que poco han leído.

 Foto arriba Umberto Eco y Gabriel García Márquez


Francisco A. de Icaza y Beña

2) Y  el olvido, por ejemplo en el caso del poco recordado y muy admirado en España, considerado el mejor conocedor del Quijote de la Mancha ( y de la obra de Miguel de Cervantes). Fue miembro de la  Academia Mexicana de la Lengua, en España miembro de la Real Academia de la Historia  y presidente de la Sección de Literatura del Ateneo de Madrid, entre otros.
Él investigaba los datos en las antiguas bibliotecas españolas de difícil acceso a su lectura  junto con los investigadores españoles muy reconocidos, y que luego aquél  hombre los desmentía a ellos en difíciles controversias públicas argumentando con sus estudios más prufundos e intuitivos  y correctos, no hablo sino de Don Francisco Asis de Icaza y Beña (México 1863 – España 1925) que ya nadie conoce ( literatos, crìticos, eruditos, académicos, periodistas, editores, libreros etc.), ni tampoco  se acuerdan de él en México. Me consta. Porque en México, al mexicano exitoso en vida se le odia por su talento, y cuando muere se le admira sólo para olvidarlo. Ars longa, vita brevis.   J. Cú

  
 Foto arriba Don Francisco De Icaza y Beña

Obras de Francisco A.de Icaza:

 Examen de críticos (1894)
 Las novelas ejemplares de Cervantes. (1901)
El Quijote durante tres siglos (1915)
Supercherías y errores cervantinos (1917)
Lope de Vega. Sus amores y sus odios y otros estudios (1925), obra por la que recibió el              Premio Nacional de Literatura.
Sucesos reales que parecen imaginados de Gutierre de  Cetina, Juan de la Cueva y Mateo Alemán (1919).
Diccionario autobiográfico de conquistadores y  pobladores de la Nueva España, publicado en Madrid en     1923, parte de cuyo material había sido compilado por   Francisco del Paso y Troncoso.5

Por otra parte, tradujo al español obras de Nietzsche, Hebbel, Liliencron y Dehmel.

NOTAS (1)

“Hace unos años me dijo Henri Michaux: “Yo comencé publicando pequeñas plaquettes de poesía. El tiro era de unos 200 ejemplares. Después subí a 2 mil y ahora he llegado a los 20 mil. La semana pasada un editor me propuso publicar mis libros en una colección que tira 100 mil ejemplares. Rehusé: lo que quiero es regresar a los 200 del principio.” Es difícil no simpatizar con Michaux: más vale ser desconocido que mal conocido. La mucha luz es como la mucha sombra: no deja ver. Además, la obra debe preservar su misterio. Cierto, la publicidad no disipa los misterios y Homero sigue siendo Homero después de miles de años y miles de ediciones. No los disipa pero los degrada: hace de Prometeo un espectáculo de circo, de Jesucristo una estrella de music-hall, de Las meninas un icono de obtusas devociones y de los libros de Marx objetos simultáneamente sagrados e ilegibles (en los países comunistas nadie los lee y todos juran en vano sobre ellos). La degradación de la publicidad es una de las fases de la operación que llamamos consumo. Transformadas en golosinas, las obras son literalmente deglutidas, ya que no gustadas, por lectores apresurados y distraídos.” Octavio Paz, Prólogo a Las Enseñanzas de Don Juan The Teachings of Don Juan: A Yaqui Way of Knowledge, 1968, tesis universitaria) de Carlos Castaneda (Perú 1925-E.U. 1998)